buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 4:09 min. rellotge



Ass Cobra, de Turbonegro (1996)

A finales de los 90 emergió en la escena rockera europea un gran número de bandas que procedían del norte de Europa, los países escandinavos.

Topaban punk, tocaban rock y hard rock, tenían actitud y energía, algunos componían buenos temas y al menos en mi ciudad, todo el mundo se gastaba la paga en cada uno de los lanzamientos de bandas como Gluecifer, Hellacopters, Peepshows o Backyard Babies.

Era la moda, aunque nadie reconocía que era eso, una moda, si venían Gluecifer debías ir a verlos, y luego, por ende, a Backyard Babies o a cualquier cosa que viniera de Dinamarca para arriba. Yo, por mi parte, me inicié en el rock escandinavo por donde todo el mundo, no por Union Carbide Productions o por The Nomads, que descubría después, sino por algo más mundano: el santo fogonazo del vinilo de Paying the dues de Hellacopters, y en esa época, no hace tantos años la verdad, pensé con bastante cordura que no podía haber mejor grupo que ese en el mundo.

Pero pasaron los años, tampoco tantos claro, y retrospectivamente existe una de esas bandas escandinavas que ha terminado por apoderarse del cetro de la memoria perdurable, aquel que les asegura no navegar en el olvido a diez años vista; no fueron los Hellacopters, ni mucho menos los deshinchados Backyard Babies de Dregen, y tampoco hablo de The Soundtracks of our lives, escandinavos si, pero que juegan en una división muy superior a la de los, en comparación, repollos de Glueciefer, Hellacopters etc. Hablo de la banda gay menos gay de la historia, los creadores del reactor nuclear más calamitoso de la segunda mitad de los 90, hablo de Turbonegro, la banda que se ha llevado el premio gordo, nadie les discutirá nada en el futuro porque indiscutibles son sus dos obras principales: la que nos ocupa, Ass Cobra, y su bien distinta continuación, Apocalypse dudes, de 1998.

Turbonegro practicaban un punk rock sin concesiones, pata negra. En Ass Cobra te dejaban sin aliento, heredaban todo lo heredable de los millón de veces citados Stooges, MC5, Detroit etc. y le daban el tono friki-gay de la penetración anal, los gorritos de marino de Fassbinder, el sexo con sangre y las pollas así de grandes. Ass Cobra contentó a los puretas del punk y succionó las mentes de tipos como yo, que a veces estamos por la labor del high energy y otras no.

El siguiente disco provocó una (amistosa) división entre los fans. Apocalypse dudes tenía carácter, era guarro a más no poder, y patentaba otra manada de buenas canciones, solo que ahora eran más glam, más T Rex y menos Iggy, por simplificar. Quién valora el glamour de unos tíos enfundados en tejanos, con los ojos à la Alice Cooper y efluvios glam a borbotones, aman a los Turbonegro de Apocalypse dudes, quienes los prefieren menos cocinados, más crudos y sagnant, se montan banquetes a costa de Ass Cobra. Ambos discos son excepcionales, los dos parieron dos clásicos de la época (I got erection en Ass Cobra, Get it on en Apocalypse dudes); dos discos que pateaban culos al rojo vivo.

Tuve claro desde el principio cual sería mi credo en la religión Turbonegro: me impactó más Ass Cobra, y creo que es un disco de mayor importancia a nivel histórico que su hermano Apocalypse. Ass Cobra es un clásico, la portada ya lo es, con una reconstrucción en clave chunga de la foto del Pet Sounds de los Beach Boys. El contenido musical es punk rock que revienta balanzas con toneladas de electricidad y salvajismo: bastiones de la decadencia como The midnight nambla, coros para castrar tus cuerdas vocales en Bad mongo, títulos para partirse (Hobbit motherfuckers) y el mejor tema de su carrera, que merecería un artículo por si solo, “la canción”, I got erection. El tema empieza como tantos otros, un bajo repta por entre el chirriante acople metálico de unas guitarras en punto muerto. Luego batería y contacto: riff absolutamente feroz y la voz de Hank von Velvete agonizando en gemidos: “Everytime I walk down the street –Erection- / When I see a woman that I´d like to beat –Erection- / When I think of blood I think of love –Erection- / When I think of blood I think of love –Erection- ” y ahora el estribillo cervecero que tan bien saben construir esta gente, esos “OHOHOH” que te invitan a unirte en la depravación sónica, celebrando que si, que lo has logrado tío, ya tienes una erección.

Dos años después de conjurar la obra clave de la nueva ola escandinava, en 1998 Turbonegro renuevan su formación con los servicios del batería Chris Summers y la guitarra de Euroboy. Su nueva obra, Apocalypse dudes aumenta la corte de seguidores, refuerzan su papel de estrellas en su país y abre su sonido a un rock n´roll más glam y brillante, aunque sin perder la oscuridad y las esencias penetradoras de Ass Cobra.
Desgraciadamente, la dependencia de las drogas y el desfase en el que estaba sumida su carrera, provocan que la banda decida separarse en su pico de popularidad.

El vacío dejado en la escena rockera por la desaparición de Turbonegro parecía inmenso. Un disco en directo, otro de homenaje, Alpha Motherfuckers, con versiones del grupo a cargo de Supersuckers, Therapy? o Queens of the Stone Age, matan el tiempo que tardarán en reunirse de nuevo. Vuelven aclamados por miles de fans de toda Europa, limpios, con contrato con una marca de ropa tejana que les viste y les paga por ello, y nuevo álbum: Scandinavian leather (2003), que de tan esperado no alcanza el nivel soñado, aunque eso es lo normal en estos casos.
Los de Hank von Velvete no volverán a grabar jamás un Ass Cobra, pero suerte tienen de haberlo hecho en el pasado; ese envidiable pedigrí les perdonará los errores que vayan cometiendo a partir de ahora.









...por Marc Monje ...por Marc Monje


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2014 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::