buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 4:39 min. rellotge



El nacimiento del jazz

El jazz es un estilo de música que no es fácil explicar. Basta con sentirlo y entrar en su onda, en esa atmósfera especial y única creada por los grandes artistas del género.

Su nacimiento, tiene mucho que ver con sus raíces. El jazz es el fruto de un encuentro entre la tradición musical africana y la europea en un sitio concreto: Estados Unidos. Allí se instalaron por fuerza los esclavos negros, desde los inicios del siglo XVII. Ya en el siglo XIX la religión cristiana fue adoptada por muchos de estos esclavos provenientes de África. Estas gentes de color que sufrían tanto por falta de libertad hallaban en las sesiones litúrgicas un consuelo. Ello se reflejaba especialmente en el momento de cantar, que casi les suponía una terapia. Y es que es entonces cuando podían expresar lo que sentían, llegándose a identificar incluso con muchos de los textos bíblicos que se leían. Al cabo de un tiempo, esas canciones serían definidas como música gospel. Estos cantos religiosos comprenden formas distintas. Entre éstas encontramos: la prédica del pastor, los grupos vocales y también muchísimos solistas, sobre todo del sexo femenino. En aquel entonces, la música religiosa tenía tan o más éxito que la profana. Había canciones de plantación, baladas y otros tipos de música popular. Las había tanto africanas como europeas. Todas estas músicas irían preparando el terreno para el nacimiento de un gran género, el blues.

Por otra parte en 1870, en Saint Louis, aparece un estilo pianístico, que no llega a ser jazz pero que se le asemeja mucho. Sobretodo por ser tan dinámico y saltarín. Estamos hablando del ragtime. Lo más característico de esta música es la superposición de un ritmo regular tocado por la mano izquierda y un ritmo sincopado que va haciendo la mano derecha. En ocasiones también se emplean las típicas “blue notes”. Ello tiene su origen en los bailes de los esclavos parodiando a sus amos. Se escribían las partituras de ragtime en “rollos de cartón” para piano mecánico o pianola. Su líder fue el gran maestro Scott Joplin.

El nacimiento del jazz se da, pues, gracias a todas estas músicas que hemos mencionado. Es una confluencia de éstas, de las formas y los estilos musicales de raíces africanas que se dan a finales del siglo XIX. Todos estos estilos aportaron su granito de arena a la hora de crear el jazz: gospel, blues, ragtime, marchas militares… hasta la música de baile europea. Todos estos estilos fueron totalmente decisivos para el surgimiento del jazz.

Nueva Orleans fue la ciudad que vio nacer al jazz. En esta misma urbe nació el músico Jelly Roll Morton, el cual se autoproclamó “el inventor del jazz”. Él fue uno de los artistas pioneros del jazz, ya que supo siempre claramente que esa música era realmente algo muy nuevo y diferente. En los inicios del jazz hallamos todavía algunos ecos de esas típicas músicas de pasacalle y ragtime. En esa época destacaron grandes músicos como Buddy Bolden o King Oliver. Este último lo hizo en un periodo un poco más tardío.

No pasó mucho tiempo hasta que las bandas de jazz se empezaron a trasladar a otras ciudades de Norteamérica. Sobretodo, emigraban a grandes urbes como Nueva York o Chicago. Ello ocurría en 1917. Después de la clausura del famoso barrio de Storyville (popular por la prostitución, entre otras cosas) la emigración cobró especial relevancia.

En los años veinte se disfrutaba del jazz en los locales de los traficantes de alcohol. Duro pero cierto. Este, pues, era el lugar donde reinaba esta maravillosa música. En 1923 orquestas como las de King Oliver o Jelly Roll Morton empezaron a grabar discos que dejaban entrever esa cumbre a la cual llegaría el género, a través de Louis Armstrong. Éste es, indudablemente, el mayor representante de este estilo musical. Armstrong fue el líder de los Hot Five y luego de los Hot seven. El artista fue muy importante en el desarrollo y en la evolución del jazz. Y es que impuso la expresión personal del solista frente a la improvisación colectiva entretejida, tan típica del jazz de Nueva Orleans. Pero no todo fue Armstrong. En esta época también destacaron otros relevantes músicos como Bix Beiderbecke. Era un trompetista genial… ¡y blanco! Algo bastante inusual, por ser las gentes de color los pioneros y los reyes de este estilo musical. El peculiar fraseo que tenía, unido a su prematuro fallecimiento hicieron de él, como ha sucedido con otros artistas, una auténtica leyenda del jazz.

En los años veinte, el esplendor de los solistas facilitó el comienzo del auge de las grandes orquestas. Ejemplo de ello es la de Paul Witheman, que consiguió un éxito rotundo con su especial versión de “Rhapsody in Blue” de George Gerswhin. También brilló con luz propia la de Fletcher Henderson, con grandes solistas como Rex Stewart tocando la trompeta o Coleman Hawkins al saxo tenor. Por otra parte, no hay que olvidar la maravillosa orquesta de Duke Ellington.

En la época de la Depresión, el crac económico de 1929 afectó a todo el mundo. Los músicos, pues, no fueron una excepción del caso. De este modo, muchos artistas se tuvieron que apartar de los estudios de grabación, así como de los escenarios. No obstante, la gente seguía amando el jazz. Ello muestra que en cuanto a la música, no hay catástrofe que acabe con ella. Y es que ésta, con recursos económicos o sin ellos, siempre acaba saliendo a la luz, porque es algo inherente al ser humano. Los artistas lo llevan dentro y lo acaban sacando como sea, por pura necesidad. El público pedía a gritos que hubiera jazz. Y así fue. Ni depresiones ni nada por el estilo pudieron acabar con este género musical. Así, debido en parte al gran reclamo del público, el jazz siguió adelante y las orquestas siguieron cultivando un éxito imparable. Entre éstas estuvo la de Count Basie, considerada una de las mejores orquestas de jazz que hayan existido jamás.

De estas orquestas van a surgir numerosos solistas importantes. Personajes destacables de este periodo son: el pianista Art Tatum y el pianista y cantante Fats Waller. Pero también hay que decir que con la depresión económica varios artistas emigraron a otros continentes como Europa. Allí pasarían pronto a reinar en las salas de conciertos. Los europeos supieron enseguida apreciar su talento, ya que los veían como los progenitores de una nueva música.









...por Carme Bosch ...por Carme Bosch


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




3 comentarios en El nacimiento del jazz

  1. El Jazz es uno de los mejores estilos musicales que conozco. Me encanta escuchar jazz pero reconozco que hay que tener un oído muy bien adiestrarlo para poder disfrutarlo.

  2. El jazz es el fruto del encuentro de la tradición musical africana y la europea, en un escenario preciso, Estados Unidos, a raíz de la llegada de los esclavos negros desde principios del siglo XVII. Una música que lleva escrita la pasión en su notas.

  3. Me encanta el Jazz, recordar que fue la ciudad de Nueva Orleans la cuna del jazz, aquí nació Jerry Roll Morton, que si bien no inventó el jazz, sí fue uno de los primeros músicos que tuvo conciencia de que esa música era especial.

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2017 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::