buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 5:08 min. rellotge



La Canción Protesta

Desde la muerte de Franco, la Canción Protesta ha sido históricamente asociada con la lucha en los últimos años contra el Caudillo, incluso en los tiempos presentes, hablar de compositores como Raimon, Aute o Serrat se sigue asociando al taburete y la guitarra en mano, a las canciones sobre la Libertad y la Justicia.

La denominada Canción Protesta, tal y como hoy la conocemos, surgió en Estado Unidos, en la década de los treinta

Pero una vez muerto Franco, todos aquellos cantautores ampliaron sus horizontes y, mientras unos alcanzaron la fama popular y el respeto de la crítica, otros forman parte del compromiso contra el franquismo ya de por vida. Desde tiempos lejanos, todo movimiento reivindicativo y de protesta ha contado entre sus armas la guitarra y las canciones, temas que hablaban sobre la lucha del pueblo, contra las dictaduras y a favor del campesino. Ya en el medievo, existía la figura del cantante o trovador que cantaban elevando su voz a modo de opinión contra las monarquías absolutas o contra las injusticias sociales, con letras comprensibles para el pueblo, para los campesinos y desheredados, pero no eran canciones políticas, no, los cantautores no eran políticos sino todo lo contrario, ellos dignificaron la belleza del idioma de cada país, de cada nación, poniendo música a los poemas populares.

La denominada Canción Protesta, tal y como hoy la conocemos, surgió en Estado Unidos, en la década de los treinta del pasado siglo con el maestro y pionero Woody Guthrie, quien influyó a Peter Seeger, cantante que llevó el modelo de canción a un público más amplio y comercial y a los autores que se levantaban contra las dictaduras latinoamericanas. Nos encontramos a finales de la década de los cincuenta: del Festival de Folk de Newport salió Joan Baez, la primera gran figura conocida por el público en general gracias a sus actuaciones en locales del Greenwich neoyorquino, zona por la que hacia 1961 llegó un joven desde Minnesotta llamado Robert Zimmerman y al que pronto se le conoció como Bob Dylan, elevado a los puestos más populares con la publicación de “The Freewheelin’”, su primer disco que comenzaba con un simple tema a guitarra y armónica titulado “Blowin” In The Wind”, el himno de toda una generación.

Por aquel entonces, aquí, en España, las primeras composiciones de Pi De La Serra (”Les Corbates” o “L’ Home Del Carrer”) y el ya legendario “Al Vent”, de Raimon comenzaban a interesar y a causar algo de revuelo en el panorama artístico y musical de la España de principios de los sesenta. Para 1966, Raimon se convierte en el máximo representante del artista comprometido, sentado en un taburete, guitarra en mano y micrófono en frente (de ese mismo año es “Cançons de la roda del temps”). Por otro lado, hacia 1967, de Cataluña surgen el que muchos denominan como movimiento pre-mayo del 68 con músicos como Pau Riba, Oriol Tranvía, Paco Ibáñez, Maria Del Mar Bonet, Jaume Arnella y Ovidi Monitor, influenciados por el pop y el rock psicodélico llegado de Londres, formando un efímero movimiento que se esfumará para principios de los 70’s con la llegada de una pandilla de jovenzuelos rebeldes y contestatarios que responden al nombre de Mikel Laboa, Benito Lertxundi y Xavier Lete, entre otros, destacando el que iba a ser el cantautor más brillante y carismático de esta nueva ola: Joan Manuel Serrat, quien debutó en el 65 con “Una Guitarra”, en homenaje al instrumento que su padre le regaló cuando cumplió los 16 años y que llegaría a la cumbre de su carrera artística con “Mediterráneo”, en 1971. 

Mientras, en la capital de España, personajes como Luis Mendo, Moncho Alpuente, Rosa León, Hilario Camacho o Luis Eduardo Aute protagonizan la canción de autor y algún que otro experimento adelantado a su época, desde tierras gallegas y leonesas llegan Amancio Prada, Xoan Rubia y Xavier González. En Andalucía destacaría Carlos Cano y en Extremadura Pablo Guerrero. España estaba siendo contagiada por la cación protesta. Mientras que en Estado Unidos, Dylan era encumbrado gracias a “Blowin’ In The Wind”, “Masters Of War” o “Knockin’ On Heaven’s Doors”, en el mismo continente, pero bajando hacia el sur, voces sagradas como Violeta Parra, Mattos Rodríguez o asesinado por la dictadura de Pinochet, el chileno Víctor Jara, plantan cara al poder abusivo y asesino de los militares golpistas, autores de hermosas canciones revolucionarias que pronto se vieron respaldados por la denominada Nueva Trova Cubana, representada por Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Pedro Luis Ferrer o Sara Rodríguez y que también tuvo seguimiento en Argentina con Mercedes Sosa o Armando Tejada Gómez.

Para Milanés, la Trova fue el “único movimiento de este tipo que alcanzó la mayoría de los objetivos propuestos”. A pesar de aparecer hacia el 66, se llamó Nueva Trova Cubana porque era heredera de la Trova Cubana que ya era popular desde muchas décadas atrás, casi centenaria, según comentó el cantautor cubano. Temas de contenido social, contestatario o político, constituyen el mensaje principal de esta nueva manera de “trovar”, que en Cuba tuvo su auge en la década del 60, dando lugar a un movimiento llamado Nueva Trova. Para Silvio, “un trovador es un poeta con guitarra” y, por supuesto, aquellos años fueron los más representativos de dicha afirmación.

Mientras que Serrat apostó tanto por el catalán como por el español, otro cantautor clave, Lluis Llach apostó sólo por el catalán, tema que trajo diversos disputas entre la gente de a pie, algo que completó Paco Ibáñez y su pasión por la lengua francesa, grabando temas tanto en castellano como en francés como se puede comprobar en el legendario concierto grabado en el teatro Olimpia de París, en 1970. Y por fin llegamos a finales de los setenta y a los primeros pasos de la bautizada como La Movida, aquel movimiento juvenil cultural que puso a Madrid en el centro de la vanguardia mundial. Una vez acabada la transición y con el gobierno de la UCD presidiendo el parlamento, la figura del cantautor fue degradándose poco a poco, dirigiéndose más a lo comercial e incluso radiándose en las emisoras comerciales tipo 40 Principales (ahí estaban Ana Belén y Víctor Manuel con su pegadiza “La Puerta De Alcalá”).

En los noventa, la figura del cantautor se fue haciendo más underground e independiente y miles de chavales salían de fiesta o iban a la universidad con camisetas del Che Guevara. Los nuevos nombres los encontramos en Pedro Guerra, Albert Pla, Javier Álvarez, Ismael Serrano y Nacho Vegas. Comenzado el Siglo XXI, el hip-hop se muestra como la eterna protesta juvenil.

En noviembre de 2004, la revista Rockdelux cumplió veinte años en los kioskos, para lo que editó un número especial con los cien mejores discos españoles del pasado siglo. En ellos estaban:

- “Mediterráneo”, de Joan Manuel Serrat
- “Qualsevol Nit Pot Sortir El Sol”, de Jaume Sisa
- “Dioptria 1 y 2″, de Pau Riba
- “Alenar”, de María Del Mar Bonet
- “Viatge A Itaca”, de Lluis Llach
- “En El Olimpia (Paris)”, de Paco Ibáñez
- “04.02.42″, de Ovidi Montllor
- “Cecilia 2″, de Cecilia
- “A Víctor Jara”, de Raimon
- “Liebeslied”, de Jordi Soler
- “Rito”, de Luis Eduardo Aute
- “De Paso”, de Hilario Camacho









...por Antonio Noblejas ...por Antonio Noblejas


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2014 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::