buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 4:44 min. rellotge



La historia del blues

Existen diferentes estilos de blues: country, clásico, city, urban o rhythm & blues. Todos estos tienen una base en común. Se trata de ese sentimiento característico del bluesman que es manifestado, en parte, gracias a las inflexiones del vocalista y a las técnicas adicionales.

De éstas destaca la transposición de cuerdas en la guitarra. También señalaremos el vibrato que es la ondulación del sonido para dar más expresividad a la música a través de una pequeña pero continuada variación de la altura. Luego está el tremolo que se da con un movimiento rápido atrás y adelante sobre la cuerda. Se pueden hacer, además, trinos y falsettos con la voz. Y es que ésta es el instrumento rey de este género musical. Varias de las técnicas mencionadas son empleadas por artistas que no necesariamente cantan blues, sino que se centran en otros tipos de música como el jazz. Por otro lado, hallamos algunas técnicas semejantes en los espirituales negros (gospel) y hasta en los mismos sermones de los predicadores negros.

Los orígenes del blues se remontan a principios del siglo XVII cuando los esclavos africanos de Estados Unidos cantaban melodías para expresar su dolor y hacer peticiones a Dios. Pero más allá de ello, el blues es una manifestación única de todo un pueblo, que tiene una manera de cantar y de sentir. La temática de esta música comunica la desdicha que siente el esclavo por falta de libertad. Pero también plasma de forma magistral la risa, el dolor, la tragedia y el placer, que siente todo ser humano, por el simple hecho de serlo.

El nacimiento del blues tiene lugar en la costa norteamericana de Virginia, concretamente en James Town. Fue en el año 1619, en una de esas playas, donde fueron a parar los primeros esclavos negros africanos. Éstos se veían obligados a trabajar en campos de algodón y no tenían derecho alguno. Sin embargo no se les pudo quitar su libertad interior, unida a su folklore. Ello se plasmaba en canciones de ritmos regulares, que expresaban su forma de sentir. Tales melodías hablaban a menudo de la profunda desdicha que significaba para ellos el hecho de haber sido “arrancados” de su tierra natal para ir a parar a un país que en aquel entonces de todo les privaba.

Al cabo de un siglo, en Nueva Orleans había ya más negros que blancos. Los hijos y nietos de los esclavos mencionados serían los verdaderos fundadores del blues. El término blues, que significa melancolía, va evolucionando al igual que la música. De este modo, cuando se decía “I’ve got the blues” durante el siglo XIX ello equivalía a aburrirse. No obstante, en los años 60 de ese siglo ello ya correspondía a un estado interior de tristeza. Los esclavos de Mississippi, Lousiana, Georgia o Alabama eran los autores de estas tristes canciones. Pero no todas eran melancólicas y religiosas, aunque esto era lo predominante. 

En cuanto a la lengua, al principio estas melodías se cantaban en la lengua materna que tenían los africanos. Esto es bantú, fou, yoruba, entre otras. Pero poco a poco, se fueron adaptando al idioma del colonizador. De esta forma, el blues empezaba a cantarse tal y como lo conocemos mayoritariamente hoy en día, en lengua inglesa. A estas canciones se les dio el nombre de “work songs” o lo que es lo mismo canciones de trabajo. Se trataba de cantos que eran pura improvisación y que salían del rincón más hondo del alma de los esclavos, mientras estaban trabajando duramente. Eran pues, manifestaciones espontáneas de un espíritu que deseaba con todas sus fuerzas poder liberarse de esa constante presión a la que era sometido. La magnífica y espeluznante, por lo que de trágico tenía, manifestación artística empezaba con una voz profunda que entonaba un verso. Seguidamente, todos repetían a coro, de forma que creaban una composición perfecta. Y así nació un arte auténtico, vivo y rítmico, que en el siglo XXI sigue siendo de plena actualidad. El blues fue la primera manifestación musical de los negros en tierra americana.

Del estado del Mississippi es de donde salieron más artistas durante la primera etapa de grabaciones. Ello se debe en cierto modo a la relevancia del Delta como región del blues. Actualmente este territorio sigue siendo un lugar estratégico y sigue teniendo una gran actividad en cuanto a esta música.

De 1861 a 1865 tras la guerra civil entre el sur y el norte, que finalizó con el triunfo de este último, se acaba la esclavitud. Paulatinamente, los negros podrán vivir la vida con más derechos. Por ello, también tienen mayor acceso a los instrumentos. Entonces surge el típico cantante de blues que está acompañado normalmente de una guitarra.

Es durante el contexto de la Segunda Guerra Mundial cuando surge el “Rhythm ‘n’ blues”. Éste reúne distintos elementos, ya que es la suma del blues, la guitarra eléctrica, el piano y la batería, mezclada a las canciones religiosas “gospel”. También surge el soul y el blues rural. Éste último empezó a grabarse en 1923.

Con respecto a los instrumentos, con la evolución del blues se irán incorporando distintos instrumentos. La jarra y el kazoo, en los años 30, se substituyeron por el bajo de una cuerda. Éste estaba hecho con una tina de lavar invertida o un cubo de manteca de cerdo. La guitarra slide estaba hecha de una cuerda con alambre de escoba extendido a lo largo de una madera o de la pared de una casa y al pulsarla, sonaba y deslizaban una botella de cristal a lo largo. Este instrumento era tocado en los años 30 y 40. Numerosos bluesmen empezaron de esta forma. Ellos son los que marcaron el camino de muchos otros “monstruos” del blues.

Aunque como hemos visto, los reyes del blues son las gentes de color, no todo el mundo parece entenderlo o saberlo. Hay algunos, poco expertos en el tema, que se imaginan a Eric Clapton como máxima expresión del blues. En efecto, no se puede negar que este músico sea uno de los grandes del género. No obstante, Clapton es uno de los pocos blancos que sabe expresar el blues como es debido, con esa alma única de los negros. Y la cosa aún tiene más mérito cuando este artista en cuestión tampoco tiene una voz negra ni que se asemeje a ésta. Sin embargo Eric Clapton, con su guitarra, es para sus seguidores “El Dios” o “La mancha blanca del blues”. Con su ejemplo nos demuestra que el arte va más allá de la raza y que no tiene fronteras, más que las que uno quiera imaginar.









...por Carme Bosch ...por Carme Bosch


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2017 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::