buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 4:43 min. rellotge



La Música Francesa

La música francesa, como el arte mismo, tiene sus orígenes en la Prehistoria. Y es que en este periodo existían ya algunos objetos que eran utilizados como instrumentos musicales.

Tambores, maracas, flautas, así como la voz humana, servían a los primeros humanos para realizar música. Desde Francia hasta Rusia, se han encontrado flautas y silbatos de tres a siete agujeros, entre otros objetos musicales.

A partir de los siglos XI/XII la música francesa empieza a adquirir más importancia y un carácter propio. De este modo, las “chansons de geste” o cantares de gesta franceses se hicieron muy populares con sus típicas hazañas épicas. El juglar, que era el encargado de transmitir estos mensajes informativos y musicales, sabía modular la voz perfectamente según el momento del relato. Estos cantares de gesta se basaban siempre en la exaltación de personajes populares y sucesos de armas. Generalmente se empieza por una descripción del héroe, su nombre, la armadura que lleva, su pendón y sus armas pintadas en el escudo. Entonces, se explica el significado de dichas armas y cómo las ha conseguido el caballero, protagonista del “cantar”.

En Francia, ya a partir del siglo XI se comenzaron a copiar estas canciones en elegantes manuscritos. Se conservan, pues, casi todos estos cantares franceses. Tal era la importancia de estas “chansons”, que los primeros cantares españoles estaban del todo influenciados por los franceses. Ello es defendido por Menéndez Pidal. Por otro lado, Gastón París atribuye la paternidad de los cantares de gesta a Francia y decía de los españoles que sólo eran traducciones. Lo que está claro es que a partir del siglo XII los cantares tanto franceses como españoles provienen directamente de los germánicos.

Los franceses de principios del siglo XIV transmitían su desagrado por la música del siglo anterior, la cual consideraban que estaba pasada de moda. Entonces decidieron llamar a su música con un nombre original “Ars nova”. Éste es el nuevo movimiento que pretende modernizar la música. El término empleado ha llegado a ser sinónimo de la música que se hacía en la Europa Occidental del siglo XIV. Una de las novedades importantes del “Ars nova” es que se extienden las reglas de Franco de Colonia, que gobernaban las relaciones entre longas-breves, aplicándolas ahora a las relaciones entre breves-semibreves y entre semibreves-mínimas. Éstos son valores que equivalen a los actuales de redonda, blanca, negra, corchera y semicorchera. También se consolidan los compases binarios en igualdad con los terniarios. Además se pueden combinar las medidas ternarias y binarias a distintos niveles con el fin de crear diferentes compases nuevos. Ello era imposible para un músico del “Ars antiqua” y aunque con otros términos, son los que aún utilizamos hoy en día: 2/4, ¾, 6/8 y 9/8.

A finales de la Edad Media destacó el compositor y poeta francés Guillaume de Machaut (1300-1377). Éste fue el líder indiscutible del “Ars nova”. El artista medieval, que triunfó como músico y poeta, fue nombrado secretario del rey Juan de Bohemia y terminó sus días como canónigo de Reims. Fue original y rompedor en sus composiciones, de expresión muy sutil y con gran flexibilidad rítmica. Creó 23 motetes, 100 canciones, 19 “lais” y 25 melodías a las que llamó “chansons ballades” aunque más conocidas son como “virelai”. Su obra más famosa es “La messe de Notre Dame”. Se trata de una composición a cuatro voces del ordinario de la misa. Esta composición es excepcional porque Machaut considera las cinco divisiones del ordinario como una sola composición. Algo único en la época.

La música clásica francesa, en cuyos orígenes hallamos la música medieval y la renacentista, tuvo un papel fundamental en la cultura occidental. Y es que ésta va a surgir durante la Revolución Francesa. En esta época de cambios, de rupturas y de transformaciones nace el Clasicismo, que en esencia, busca el ideal de lo bello y lo equilibrado. Se da importancia a la forma, ya que es a través de ella por la que se expresa esta perfección, esta belleza. Es un tipo de música que debe ser brillante, delicada y alegre. Para conseguir este fin prima fundamentalmente la melodía, que es la esencia de la música clásica. Dichas composiciones se realizan con frases de ocho compases de dieciséis o de seis. El resultado es una melodía del todo regular. Se deja de lado el ritmo más bien mecánico del Barroco y se opta por ritmos más diversos y espontáneos. Sobretodo se crearán Sonatas y Sinfonías. Pero también habrá lugar para la Serenata, la Casación y el Divertimento. A diferencia de la música de la Edad Media, básicamente utilizada para informar (”Chansons de geste”) la música clásica no tiene ninguna finalidad fuera de ella misma. El Clasicismo, muy arropado e impulsado por los ideales de la Revolución Francesa, logrará hacer llegar la música a una gran cantidad de gente, que la sabrá apreciar.

Hacia mediados del siglo XX varios artistas de la calle sobrevivían gracias a la canción. La necesidad de ganarse el pan hizo que los cantautores se esforzaran al máximo en la interpretación de las canciones dando énfasis a lo dramático para llamar la atención del público. Desde este momento el artista francés canta de una forma muy peculiar y sabe llegar al alma de la persona. La “chanson” francesa, que cuenta con grandes exponentes como Maurice Chevalier o Edith Piaf, nace de un sentimiento auténtico y único, promovido a menudo por la pobreza. Estas canciones están hechas para no dejar indiferente a nadie, de tal forma que casi siempre logran llegar incluso al corazón más frío. No obstante no se trata de un puro sentimentalismo. Son melodías elegantes y en cierto modo, contenidas. Así, Claude Debussy señalaba: “la claridad de expresión, precisión y concentración de la forma que son cualidades particulares al genio francés”. Eso sí, dentro de un cierto control, el cantante buscará transmitir lo más emotivo de la canción. Algunas de estas fantásticas “chansons” que han perdurado hasta hoy son: “Hymne a l’amour” de Edith Piaf, “Sous le ciel de Paris” de Jacqueline François, “Ne me quitte pas” de Jacques Brel y “L’aigle noir” de Barbara, entre otras.

Aunque la época esplendorosa de la “chanson” francesa sea la de los años 50 y 60, con grandes artistas como Charles Trenet, el carismático Serge Gainsbourg, el belga Jacques Brel o el poético Georges Brassens, la música francesa ha tenido en cada periodo sus propios genios, que han sabido transmitir el carácter y el sentimiento único de este país.









...por Carme Bosch ...por Carme Bosch


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




3 comentarios en La Música Francesa

  1. Hola, soy dominicana, gracias por ayudarme en la tarea, en verdad a mi y a mis amigas que están aquí conmigo.

  2. En una parte del relato hacen referencia a artistas callejeros como Edith Piaf, única en su tipo. Hace unos días tuve la posibilidad de asistir en Buenos Aires a ver la obra musical “Piaf” que retrata la vida de esta excelente cantante, cuya vida terminó en la miseria y la marginación.

  3. ¡Qué artículo más interesante! la verdad es que sabemos muy poco sobre el origen de la música. ¿Sabes lo único que he echado en falta? ¡LA FUSIÓN! y ahí no me olvidaría nunca de mi queridísimo Raúl Paz que tiene mucho de world music!

Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2014 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::