buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 4:54 min. rellotge



La música Salsa, la reina de la sensualidad: Un ritmo que invita a bailar

La música salsa es mucho más que un ritmo caliente que invita a mover el cuerpo a todo aquel que la escucha. Es todo un género que proviene de la mezcla de infinitos ritmos afrocaribeños como el mambo, el merengue, la rumba, la guajira, la pachanga, la bomba y, sobre todo, el son montuno.

Este tipo de música, dotada de un erotismo innato, invita a bailar, soñar y seducir.

El hecho que todos estos ritmos latinos se desarrollaran con fuerza en los barrios más humildes de Nueva York no es una casualidad más de la vida, sino que hubo detrás toda una generación de músicos, provinentes de la zona del Caribe, que lo hicieron posible. La música afrocaribeña, importada por los latinos a la ciudad de los rascacielos, chocó con el rock y el jazz de los norteamericanos y provocó el nacimiento de la salsa, que pronto se convirtió en uno de los géneros musicales más internacionales. Pronto, estos ritmos caribeños tuvieron una gran aceptación, aunque eran demasiados estilos de música que saturaban un mercado que no encontraba la manera de ordenarlos. El encargado de poner fin a este caos musical fue Izzy Sanabria, promotor de la compañía discográfica neoyorquina Fania Records. Izzy, con su afán de poder comercializar mejor un producto que parecía tener un mercado asegurado, decidió acabar con el desbarajuste de ritmos y agruparlos en un género superior: la salsa.

Pero, antes que la palabra salsa se hiciera popular, ya tenía sus antecedentes ni más ni menos que en Cuba, donde ya había sido utilizada hacia el año 1928 por un reconocido compositor de la época, Ignacio Piñeiro, quien lanzó al mercado un son que llevaba por título Échale salsita. El hecho de utilizar la palabra salsa como sinónimo de fiesta en ese tema en concreto puso de moda el nuevo vocablo entre los músicos, que lo gritaban en medio de sus temas. Mientras esto ocurría en Cuba, los latinos establecidos en Nueva York adaptaron el término salsa para bautizar los ritmos que reinaban en sus propias fiestas. Y, a un paso de promocionar estos ritmos latinos, salieron al mercado los primeros discos con la palabra salsa en la carátula. Un ejemplo de ello fue Salsa nueva del flautista Pupi Legarreta.

A partir de este momento, la música salsa ya empezaba a respirarse en el ambiente, sobre todo, en Nueva York y en Venezuela. En poco tiempo, la expresión salsa pasaría a significar toda una corriente musical de reconocimiento universal que implicaría tanto a los latinos instaurados en Nueva York como a los que habitaban en la zona del Caribe.

Con todo, los inicios de la salsa son urbanos y para entenderla es necesario conocer el entorno donde se formó. La escuela de esta música con elementos afrocubanos y latinos fue la colosal ciudad de Nueva York y sus maestros fueron los latinos, emigrantes de la zona del Caribe, que ocupaban los barrios más humildes de la ciudad. En medio de la problemática social, que asedia los suburbios marginales, nacerá este nuevo género capaz de levantar las pasiones más ocultas. En este sentido, los primeros temas salseros hablarán de atracos, de crímenes y de todas las dificultades de la vida en los barrios menos agraciados. En todo este ambiente no tardarán en estrenarse los primeros seguidores del nuevo género. La obra de Hector Lavoe será la primera salsa que sonará en el Bronx, en Manhattan y en Queens. Si Lavoe fue la voz de la salsa de barrio, William Anthony Colón fue el encargado de arreglar las letras. Sus composiciones resumían esa vida de barrio que dotaba a la salsa de la agresividad que pretendía transmitir. Pronto, las clases populares se apropiaron de este nuevo ritmo latino que auguraba un futuro prometedor.

Músicos como Colón, Lavoe, Ray Barreto, Bobby Valentin, Richie Ray, y Bobby Cruz formaron parte de esta primera salsa innovadora que empieza sus pasos en la música cubana de los años sesenta. Sin duda alguna, Johny Pacheco y Jerry Masucci fueron los encargados de sacar la salsa de los barrios neoyorquinos, habitados por latinos, para darla a conocer al resto del mundo. Todo gracias a la grabación Fania.

Si el mundo de la salsa le merece respeto a alguien es a Rubén Blades. Él le dio a la salsa un nuevo sentido basado en la narración de hechos de la calle, dándole al género un empujón para hacerlo más universal, en un momento en que la salsa pasaba a tener una función de concienciación de la población frente a los problemas políticos que acontecían. Aparte, salseros como Tito Puente, Ismael Rivera, Eddie Palmieri, Celia Cruz, Joe Cuba, Óscar de León, entre otros, enriquecerán, todavía más, el arte salsero. Sus temas causaron furor en todo el mundo.

Ya en los años ochenta, la salsa es una realidad en el círculo latino. Precisamente, dejaría sus raíces de música de barrio y se abriría camino en el mundo del espectáculo. Así, la orquesta pasaba a desarrollar un papel principal dentro de la formación musical. Se montaban auténticas coreografías que enloquecían a un público con sed de imitar esos nuevos pasos de un ritmo capaz de transformar en alegría todo ambiente donde se ostentaba.

Más adelante, la salsa quiso enseñar su lado más romántico. Asimismo, las canciones balada que sonaban en el momento, procedentes en su mayoría del mundo hispano, fueron convertidas a ritmo de salsa. Esta nueva salsa romántica atiborró el mercado. Temas de cantantes de renombre como Julio Iglesias o Roberto Carlos podían escucharse ahora salseados obteniendo, por cierto, un resultado espectacular.

Esta salsa romántica no tardó en sorprender con un toque picante que la convirtió en pura sensualidad con unos temas capaces de templar cualquier ambiente. La canción Devórame otra vez del compositor Palmer Hernández, que popularizó en su tiempo Lalo Rodríguez, es un claro ejemplo. Si bien, muchas veces se ha dicho que este tipo de salsa no tenía un nivel musical tan trabajado como la de barrio, tampoco se le puede negar el hecho que marcara toda una generación con temas que rozaron el erotismo.

En los años noventa, la salsa ya englobaba todos los ritmos posibles. Le tocaba el turno también al merengue salseado, donde el cantante Juan Luis Guerra tuvo mucho que decir con su famoso tema La bilirrubina.

En definitiva, la salsa se trata de una música de ritmos africanos combinados con otros de caribeños y que se desenvuelve en los barrios de presencia latina de la ciudad americana de Nueva York. Cubanos, puertorriqueños, colombianos y venezolanos se disputan sus imperios en esta música. La verdad es que la salsa abarcó tantas influencias, ritmos y culturas que es muy difícil centrar sus orígenes. Es una música de muchos sitios y de ninguna parte.









...por Lourdes Antius ...por Lourdes Antius


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2017 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::