buscar
Espanol flagIngles flag






Tiempo estimado de lectura 4:38 min. rellotge



La Zarzuela

No es la Zarzuela un género menor. Ni es un sucedáneo castizo de la ópera italiana ni una expresión puntual de las tradiciones populares españolas. ¿Cómo definir la Zarzuela?

Nuestro género lírico por excelencia es un producto que refleja fielmente la mentalidad española durante los siglos que dura su auge y nos aporta un material muy interesante de los diferentes registros lingüísticos y expresiones autóctonas.

Consolidada ya desde el siglo XVIII como un género completo y culto, ha tenido un desarrollo desigual. Impregnada desde sus orígenes de los aires de folclore es un género de exclusividad española que nada o poco tiene que ver con los encasillamientos y confusiones que la falseada historia le ha impuesto. El primer concepto con el que tenemos que romper para hacer justicia histórica es el triángulo no equivocado pero si muy mal comprendido por el gran público entre Zarzuela, Género Chico y Género menor. La confusión entre estas dos variantes típicamente españolas es igual de grande que sus diferencias. La Zarzuela nace en Madrid bajo la influencia de Felipe IV, monarca gran aficionado a las artes escénicas. Tienen su antecesor inmediato en “las fiestas zarzuelas” celebraciones cortesanas que tomaron su nombre de las dependencias reales donde se realizaban. El palacio de la Zarzuela, actual sede de la monarquía española, tomó a su vez su denominación de los zarzales que rodeaban el edificio. Mas allá del anecdotario histórico, tenemos ante nosotros uno de los primeros ejemplos claros de fusión musical de la que manará esta nueva, original y diferente variedad. En un intento de satisfacer los gustos exquisitos del monarca español, las compañías de la época aglutinaban en su espectáculo todos los ingredientes a su alcance. Ofrecían elementos provenientes tanto del teatro como del sainete o del concierto, géneros habituales de la época. De esta fusión converge una de las señas de identidad del género. La Zarzuela es un género lírico que alterna el canto con los pasajes hablados propios del teatro tradicional. De esta época datan las primeras obras que pueden considerarse ya como pioneras. “El jardín de Falerina” (1648), “La fiera, el rayo y la piedra” ( 1652), “Fortunas de Andrómeda y Perseo” ( 1653), “El Golfo de las sirenas” (1657), “El Laurel de Apolo” (1658), “Púrpura de la rosa” (1660). Todas ellas con texto de Pedro Calderón de la Barca al que la historia considera el primer autor de zarzuelas. Un denominador común de estos primeros espectáculos es el argumento. La mitología en todas sus vertientes, los temas clásicos y de leyenda son los más recurrentes. Héroes, ninfas y dioses pasean por obras no siempre conservadas en su totalidad. El olvido ha provocado que la música de estas primitivas representaciones no llegue a nuestros días y es “Los celos hacen estrellas” (1685) obra de Juan Hidalgo y Juan Vélez, la primera partitura conservada en su totalidad y la primera que nos aporta datos esclarecedores sobre las particularidades de estas primeras zarzuelas.

El control de la monarquía sobre el mundo de la cultura concretó durante siglos las expresiones artísticas de todo Europa. Eran los gustos personales de los propios monarcas los que encauzaban el devenir del arte y la cultura. Los Borbones desembarcan en España en la primera mitad del siglo XVII. Felipe V y su esposa María Luisa Gabriela de Saboya, al contrario que sus antecesores, conservaron sus gustos italianos y relanzaron la Ópera. Se produjo el declive de este género que no conseguía despuntar. La consolidación de la Zarzuela ha sido una lucha desigual por abrirse un hueco en la escena española y una lucha constante contra competidores que surgían como resultado de los nuevos gustos de los espectadores. Los nuevos acontecimientos históricos provocan un giro en las apetencias musicales de una audiencia que demanda espectáculos más cercanos y de fácil digestión. Es a mediados del siglo XVIII cuando el público se decanta por la tonadilla escénica, teatro cantado de menor duración y talante cómico. Es un género lírico menor que se nutre del folclore popular español y de los temas costumbristas. Se mantuvo como género independiente hasta finales de siglo momento en el que desaparece de los escenarios definitivamente.

El siglo XIX retoma la Zarzuela en todo su esplendor gracias en gran parte al impulso de dos autores claves, Barbieri y Arrieta. La inauguración del Teatro de la Zarzuela, en 1856 supondrá un hito ya que se erige como templo de la Zarzuela y lleva a este género a sus cotas más altas de popularidad, calidad y producción. Las obras más destacadas se dan en la segunda mitad, “El Barberillo de Lavapiés” de Francisco Asenjo Barbieri, 1874, “El postillón de la Rioja”, 1856, y “El molinero de Subiza”, 1870, de Cristóbal de Oudrid. Arrieta estrena “El dominó Azul” y “Marina” en 1853 y 1855 respectivamente y Ruperto Chapí en 1882 “La tempestad”. Pero en la década de los sesenta irrumpe otro nuevo rival en la escena lírica, el teatro por horas, antecesor directo del género chico. Como variante de la Zarzuela incluye un solo acto a diferencia de los dos o más actos que desarrollan las zarzuelas grandes. En el género chico la tramoya no es muy complicada y los argumentos livianos destacan el reflejo popular de las gentes del pueblo sobre todo del pueblo de Madrid. El maestro Federico Chueca con “Aguas, azucarillos y aguardiente”, “Gran vía” o “La revoltosa” es el mayor representante de este género tan a menudo confundido con la llamada Zarzuela grande para diferenciarla de esta otra variante menor sólo en duración.

1894 es el año clave en la consolidación de la Zarzuela con el estreno de la archiconocida “La verbena de la Paloma” de Tomás Bretón. Este siglo ha supuesto también un estancamiento del género aunque esfuerzos tanto de empresarios como de las instituciones públicas han promovido el estreno de algunas obras en la década de los ochenta. Se han recuperado obras clásicas ya escritas porque si en algo la Zarzuela ha olvidado es en el impulso creador de los compositores que no han vuelto a producir nuevas obras desde el siglo pasado.

La Zarzuela constituye un bagaje musical intrínsicamente ligado a las raíces y la cultura española que permanece en la memoria musical del país. Aunque la diversificación del ocio de la sociedad ha facilitado el ocaso del género, que se ha seguido representando sólo de manera circunstancial, ha sido finalmente el vacío en la creación lo que lo ha condenado al olvido definitivamente.









...por Izaskun Carbajo ...por Izaskun Carbajo


Patrocinador



Otros Reportajes:


Los más comentados:




Publicidad




Patrocinador




Publicidad



En colaboración:
Fox   National Geographic Channel   Feelnoise   Foxlife   Guinness World Records   Phaidon   Blume   Editorial Planeta

| PortalMundos.com Internacional |
fltx Europa: España fltx América del Norte: México, US en español fltx América Central: Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana fltx América del Sur: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela

PortalMundos Factory, S.L. | 2000 - 2014 | Hosting Profesional por :: isyourhost.com ::